02 febrero, 2019

Compromiso, la palabra del mes de febrero


El artículo del mes
La mayoría de niños y adolescentes, realizan alguna práctica deportiva de forma regular, ya sea en el marco académico o extraescolar. Si bien es importante la práctica deportiva dentro del ámbito educativo, más si cabe es realizarla fuera de este ámbito, puesto que es una actividad libremente elegida por los niños y niñas, y puede crear un vínculo de compromiso. Este compromiso es un buen elemento para la prevención del abandono deportivo, ya que cuanto mayor sea, menor será la probabilidad de dejar la práctica deportiva, mejorando así la satisfacción a la hora de realizar deporte.

El compromiso deportivo es entendido como una disposición psicológica que representa el deseo y la decisión de seguir participando el deporte. Éste viene determinado por el grado de diversión que obtiene el deportista de la participación deportiva, las inversiones personales, las oportunidades de implicación y las coacciones sociales.

¿Qué implica estar comprometido con tu deporte? Significa que planificas y te comportas de forma coherente con tu meta. Una persona con compromiso es aquella que responde ante la obligación que ha elegido. Uno no nace siendo comprometido. Uno se educa en no fallar a la gente, en no fallarse a sí mismo, en la responsabilidad y la profesionalidad. Podemos saber que alguien está comprometido cuando hace lo que dice que va a hacer. 

El compromiso convierte el objetivo en realidad y permite que te sientas orgulloso de tus avances y tus éxitos, mejora el rendimiento personal y del grupo y alienta y motiva cuando trabajamos en equipo. Ser fiel a lo que has dicho que vas a hacer cuando no tienes ganas te hace ser más honrado, honesto y estar más cerca del objetivo, el éxito, sea cual sea este.

El compromiso no es espontáneo, se trabaja, necesita un plan de acción (trabajo, disciplina, perseverancia, …) ya que es una acción de futuro.

INTERES ES HACER ALGO CUANDO TE APETECE, COMPROMISO ES HACERLO SIEMPRE, SIN EXCUSAS